El modelo Creighton sirve para mucho más que para conocer tus días fértiles e infértiles y así conseguir o aplazar un embarazo con mayor facilidad y de manera consciente y respetuosa con tu propio cuerpo.

Hoy vamos a hablar del síndrome premenstrual (PMS), que tantas mujeres llevan sufriendo en silencio ya que tristemente en nuestra sociedad es considerado como  “algo normal”. Para empezar a hablar del PMS primero vamos a definirlo.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

Es una afección que pueden sufrir cualquier mujer o niña, desde que tiene su primera regla, en la que se producen una serie de síntomas de forma regular y rutinaria durante la fase premenstrual del ciclo menstrual. En sus etapas más avanzadas, puede ser muy debilitante para aquellas mujeres que la padecen.

Síntomas

Los diez posibles síntomas más comunes que podemos observar en pacientes con PMS son:

– Sensación de hinchazón,

– fatiga (agotamiento),

– irritabilidad,

– depresión,

– ganas de llorar,

– sensibilidad en los senos,

– ansias por comer hidrocarburos,

– ganancia de peso,

– dolor de cabeza e

– insomnio

Agravación de los síntomas: PMDD

Pudiendo ser más o menos severo, pasando a llamarse trastorno disfórico premenstrual (PMDD) cuando estamos frente a un caso severo.

Para padecer síndrome premenstrual se requiere sufrir tan solo uno de estos síntomas mientras que para padecer trastorno disfórico premenstrual, se requiere sufrir de al menos cinco de estos síntomas, pero en ambos casos los síntomas empezaran al menos tres días antes del inicio de la menstruación, aunque generalmente suelen empezar entre siete y diez días antes.

Algunos síntomas leves uno o dos días antes del inicio de la menstruación no son considerados síndrome premenstrual.

Tanto el síndrome premenstrual como el trastorno disfórico premenstrual son afecciones causadas por un desajuste hormonal por lo que pueden ser fácilmente tratadas con el uso del modelo Creighton y la Naprotecnologia.

Si te sientes identificada con alguna de estas definiciones ponte en contacto con nosotros para empezar tu tratamiento lo antes posible, no tienes por qué seguir sufriendo, lo que te pasa no es normal.

Cristina García de la Cruz

Monitora del Modelo Creighton

más noticias